Rima 94 de Bécquer

Comentario de la rima 94

Se acerca el final de las rimas y parece que también el final del propio autor. En la rima noventa y cuatro vemos cómo se alude a todos los santos, patriarcas y profetas que nos han antecedido. Se les pide que rueguen por los que estamos aun vivos, como si fuera la antesala de lo inevitable. En este caso asistimos a uno de los temas más tratados por el autor, la muerte, pero de una forma sutil, sin apenas nombrarla. A través de lo que uno dice se puede saber lo que está pensando, y en este ruego podemos intentar percibir en lo que pensaba Bécquer. Descubre la rima en Todos los Autores.

Rima XCIV de Bécquer

Patriarcas que fuisteis la semilla
del árbol de la fe en siglos remotos,
al vencedor divino de la muerte
rogadle por nosotros.

Profetas que rasgasteis inspirados
del porvenir el velo misterioso,
al que sacó la luz de las tinieblas
rogadle por nosotros.

Almas cándidas, Santos Inocentes,
que aumentáis de los ángeles el coro,
al que llamó a los niños de su lado
rogadle por nosotros.

Apóstoles que echasteis en el mundo
de la Iglesia el cimiento poderoso,
al que es de la verdad depositario
rogadle por nosotros.

Mártires que ganasteis vuestra palma
en la arena del circo, en sangre rojo, al que os dio fortaleza en los combates
rogadle por nosotros.

Vírgenes semejantes a azucenas
que el verano vistió de nieve y oro
al que es fuente de vida y hermosura
rogadle por nosotros.

Monjes que de la vida en el combate
pedisteis paz al claustro silencioso,
al que es iris de calma en las tormentas
rogadle por nosotros.

Doctores cuyas plumas nos legaron
de virtud y saber rico tesoro,
al que es raudal de ciencia inextinguible
rogadle por nosotros.

Soldados del Ejército de Cristo,
Santas y Santos todos,
rogadle que perdone nuestras culpas
a Aquél que vive y reina entre vosotros.

Las Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer fueron editadas en el año 1871 en castellano y su género es la poesía. Estas rimas están disponibles bajo la Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0.